fbpx

¿Por qué invertir en mujeres da un mayor retorno sobre sus inversiones? 

Por: Alejandra Ramírez – Portfolio Director Perú- NESsT

Angélica Giraldo – Analyst – AlphaMundi Group

Clara Toapanta

Es una realidad que en el mundo de inversión aún existen sesgos inconscientes que afectan la toma de decisiones. La tarea de los inversores de impacto y/o organizaciones de impacto social es ser conscientes de las acciones que profundizan las brechas de género y desarrollar estrategias para resolverlas. No solo cambiar el ecosistema de inversión, sino también contribuir a sociedades más inclusivas y con más oportunidades para todos. 

¿Qué se entiende por retorno?

Tradicionalmente, los inversionistas se enfocan en medir los resultados financieros de las empresas para decidir qué tan exitosas son. Sin embargo, en las últimas décadas, la visión sobre retorno se ha transformado a nivel global, para incluir los resultados sociales y ambientales dentro de las evaluaciones de desempeño. Han surgido nuevos criterios como los ESG (Environmental, social and corporate governance), y nuevos referentes para alinear la estrategia y la visión de las empresas y comparar su actividad, como los ODS que han trazado una visión y metas específicas para los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil.

Desde esta perspectiva integral, es importante entender qué significa invertir con enfoque de género, pues esta estrategia permite recibir estos tres tipos de retorno. Las inversiones con enfoque de género son todas aquellas que intencionalmente se realizan en empresas o soluciones de propiedad de mujeres y/o lideradas por éstas, donde no solo se crean iniciativas para cerrar las brechas de género, sino que se diseñan productos o servicios para cubrir necesidades específicas de mujeres y niñas. 

Retorno económico

1.1  La mujer como motor de crecimiento macroeconómico

Invertir con enfoque de género se vuelve una decisión financieramente inteligente, ya que, según la OCDE (2016), una reducción del 50 % en la brecha de género en la participación laboral aumentaría el producto interno bruto (PIB) en un 6 % adicional antes de 2030, con otro 6 % de aumento si las diferencias se eliminaran por completo (Banco Mundial, 2015). Además, la inversión en mujeres es prioritaria para la recuperación de las consecuencias de la pandemia, al representar casi la mitad de la fuerza laboral y ser responsables de la mayoría de las decisiones de gasto en una familia.

1.2 La diversidad y la equidad de género generan rentabilidad

A nivel empresarial, según un estudio de McKinsey (2018) las empresas con diversidad de género tuvieron un aumento de la tasa interna de retorno (TIR) del 13% en relación con la mediana, y los equipos ejecutivos diversos tienen un 21% mayor probabilidad de superar al mercado en rentabilidad y 27% mayor probabilidad de crear valor.

Analizando los resultados de emprendimientos y startups, las iniciativas desarrolladas por mujeres generaron $0,78 dólares en ingresos, 2,5x (veces) más que las start-ups propiedad de hombres, y las empresarias tienen menores tasas de fracaso que los empresarios durante la transición de sus empresas desde la etapa temprana hacia el crecimiento. Sin embargo, de acuerdo con MassChallenge y Boston Consulting Group (2018) en la búsqueda de capital en las etapas tempranas, las mujeres reciben menos apoyo que los hombres. Mientras iniciativas fundadas por mujeres logran rondas en promedio USD 935 mil, las startups fundadas o co-fundadas por hombres levantan en promedio USD 2.1 millones.

1.3 Las brechas persistentes en financiamiento, liderazgo y toma de decisiones

De acuerdo con UN Women, solo el 5% del del financiamiento en América Latina y el Caribe se destina a empresas lideradas por mujeres, lo cual confirma la información del IFC (2015), pues el déficit anual de financiamiento de pequeñas y medianas empresas de propiedad de mujeres en los mercados emergentes alcanza un valor entre US$260,000 millones y US$320,000 millones. Hay una gran brecha de financiamiento que los inversionistas tienen el potencial de cambiar (Banco Mundial, 2015).

Por otro ladom, en temas laborales, en la región solo el 34% de las juntas directivas tienen mujeres, las cuales ocupan sólo 37% de las posiciones C-Suite (UN Women, 2021). Si se quieren crear políticas y acciones para promover el desarrollo, es necesario involucrar a las mujeres en todas las instancias de toma de decisiones. 

Retorno social 

2.1- Impacto de la mujer en su círculo social, familiar y su comunidad 

Es importante resaltar que las mujeres en países en desarrollo son parte fundamental en el bienestar de su círculo familiar y tienen un efecto multiplicador en sus comunidades. De acuerdo con Harvard Business Review (2011), las mujeres reinvierten en promedio el 90% de sus ingresos en sus familias, especialmente en salud, educación y nutrición, entre otras; a diferencia del 35% que invierten los hombres. Al mejorar el ingreso de las mujeres, con mayores oportunidades de acceso al mundo laboral, condiciones de financiamiento y capacitaciones, se incrementa el potencial para mejorar el bienestar social de familias enteras y sus comunidades, propiciando un círculo virtuoso, que impacta positivamente a países y regiones en desarrollo.

LEER TAMBIÉN: ¿Qué entendemos por impacto? Una mirada desde América Latina

2.2- Cadenas de valor: Reducción de brechas y oportunidad de mercado 

Las mujeres controlan aproximadamente US$40 billones de dólares del gasto en consumo mundial, es decir, el 85% del gasto mundial de los hogares en 2020. Este tendencia se debe principalmente a la importancia de la figura o jefatura femenina en muchos hogares

A pesar de que las mujeres influyen hasta en un 85 % en el consumo mundial y de que el 37% de las entidades en el sector formal pertenecen a mujeres, estas sólo reciben el 2% del capital de riesgo y en 2020 sólo un 8% de los fondos de inversión de impacto abordaron el ODS 5 (Igualdad de género) (The Transatlanticist, 2020; Phenix Capital, 2020). 

La intersección entre impacto social y económico se materializa en la gran oportunidad de mercado que representan las mujeres como clientas, para negocios enfocados en resolver sus necesidades, mejorando el acceso a servicios y productos especializados para ellas, y como emprendedoras y proveedoras, para las instituciones financieras y organizaciones que quieran financiar y apoyar sus proyectos productivos. 

2.3- Criterios ESG y ODS 

En un estudio integral del IFC (2018) se demostró que involucrar mujeres en puestos de liderazgo y en juntas directivas aumenta el compromiso social y mejora la calidad del desempeño ambiental, social y de la gobernanza (ESG) en las empresas. 

Adicionalmente, por la definición misma de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, como los ODS 5 (Igualdad de género) y 10 (Reducción de las Desigualdades), al contribuir al sostenimiento y crecimiento de negocios fundados o liderados por mujeres, que las emplean o su mercado objetivo sean estas, se está aportando directamente a estos dos ODS. De forma indirecta, se contribuye especialmente a los ODS 1 (Fin de la Pobreza), 2 (Hambre Cero), 3 (Salud y Bienestar), 4 (Educación de Calidad) y 8 (Trabajo decente y Crecimiento Económico), por los círculos virtuosos explicados en las secciones anteriores, donde la mujer juega un papel central en permitir y promover una mejor calidad de vida para su familia y su comunidad, priorizando el bienestar a través de la reinversión de sus ingresos. 

Por último, queremos introducir un retorno adicional que la inversión en y para mujeres proporciona, de forma directa e indirecta: el retorno ambiental. Durante las últimas dos décadas, la atención mundial ha incrementado en dos de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo: el cambio climático y la desigualdad de género. El cambio climático es “la amenaza más sistémica para la humanidad” y “la desigualdad de género es el mayor desafío de derechos humanos del mundo” (UN SG, 2018 and 2020). 

3.1- Nexo entre género y cambio climático 

La conciencia sobre el nexo entre género y cambio climático ha aumentado en la última década. Entre 2010 y 2014, los miembros del Comité de Asistencia para el Desarrollo de la OCDE aumentaron el apoyo oficial para el cambio climático dirigido a la igualdad de género a una tasa más rápida (16%) que su ayuda para el cambio climático en general (3%). Sin embargo, para tener éxito, estos esfuerzos deben incorporar un fuerte enfoque en el desarrollo sostenible y aprovechar el conocimiento, las habilidades y las redes de las mujeres para abordar el cambio climático

Conclusión

Quiero aportar: ¿Cómo empezar?

A lo largo del artículo, se ha hablado de todos los beneficios que trae consigo la inversión con enfoque en mujeres, tanto en negocios fundados o liderados por ellas, como aquellos que desarrollan productos y servicios especializados en sus necesidades y problemas. Sin embargo, para muchos inversionistas y organizaciones aún es retador integrar en su estrategia, misión y visión este enfoque de género. 

NESsT ha desarrollado su estrategia de inclusión de género basada en los siguientes pilares, que pueden ser aplicados en sus organizaciones para articular todos estos beneficios dentro de sus operaciones.

  1. EMPEZAR en casa, crear políticas internas que aseguren tener el enfoque de género y la participación de mujeres en todas las instancias de la organización.
  2. DESARROLLAR métricas cuantitativas y cualitativas que puedan ser fácilmente adoptadas por las empresas que deseen implementar un enfoque de género en su estrategia.
  3. ASEGURAR que la igualdad de género y la inclusión se evalúen y respalden tanto en las etapas de due dilligence como de inversión.
  4. UTILIZAR las métricas recopiladas para guiar a las empresas de su portafolio sobre formas de mejorar sus prácticas comerciales para apoyar la inclusión de género, el bienestar y cerrar las brechas para empleados y proveedores.
  5. AUMENTAR la representación de mujeres emprendedoras y empleadas en posiciones de liderazgo, reflejando la interseccionalidad de las comunidades donde opera su cartera.
  6. COMUNICAR a los inversores del fondo y otros stakeholders más importantes, los principales resultados de género de sus inversiones.

Desde AlphaMundi Group y la Fundación AlphaMundi se considera clave la colaboración entre instituciones del ecosistema, para compartir buenas prácticas y brindar mentoría o asistencia técnica para que las organizaciones puedan realizar esa transición. A continuación, encuentran enlaces a iniciativas y redes que promueven la inversión con enfoque de género para tener una guía inicial sobre cómo implementar este concepto en las prácticas de la organización e investigación sobre sus impactos positivos.

1- 2X Challenge: convoca a los participantes del G7 y a otras DFI a colaborar para movilizar, de forma colectiva, USD 3,000 millones. https://www.es2xchallenge.org/ 

2- Gender Lens Initiative for Switzerland (GLIS): busca mejorar la contribución suiza al ODS 5 (Igualdad de género y empoderamiento de la mujer) a través de asociaciones público-privadas, investigación, desarrollo y promoción de productos, evaluaciones de modelos organizacionales, eventos de concientización y cobertura mediática.https://sfgeneva.org/what-we-do/work-groups/gender-lens-initiative-for-switzerland/ 

Súmate a la comunidad

Newsletter

Escríbenos

Red de Impacto

Newsletter

2020 Red de Impacto LATAM. Todos los derechos reservados.